jueves, 11 de julio de 2013

Crónica de una "retirada" anunciada

Tras varias (muchas) semanas sin publicar nada, hoy me animo a dar el paso y confirmar que esta página cierra, por ahora temporalmente, sus puertas.

Han sido casi tres años de recetas, nuevos amigos, mucho aprendizaje y buenos momentos. Pero ahora, a mis casi 25 años, necesito un verano libre de compromisos. Quiero viajar mucho, descubrir nuevos lugares, metas, sabores y olores. Quizás a la vuelta pueda compartir con todos vosotr@s esta nueva experiencia en mi vida, quién sabe. Ahí está el gustito, en no saber muy bien qué pasará. La perspectiva de una nueva aventura me motiva.

Os echaré de menos, pero estoy segura de que a la vuelta, aquí o allí, nos veremos.

On egin!!! Gero arte!!!

See you soon!!

¡¡¡Sed felices!!!

lunes, 10 de junio de 2013

Muffins de chocolate, miel y avellanas

Potentes desayunos, grandes meriendas...Nada de operaciones bikini ni básculas. Este año se lleva comer bien y con fundamento. Podemos darnos ese capricho ¿por qué no?
Me confieso adicta al chocolate y a la textura esponjosa de estos muffins.  Confieso que cada vez que horneo alguno, no espero ni a que se enfríen para comerme el primero. Confieso que alguna vez me he quemado la lengua por impaciente... ¡Estáis avisados!

Muffins de chocolate, miel y avellanas


Ingredientes: (para unos 15 muffins)

- 115 g de mantequilla sin sal
- 150 g de chocolate negro
- 320 g de harina de trigo
- 1 cucharadita de levadura química
- 1 cucharadita de bicarbonato sódico
- 1/2 cucharadita de sal
- 2 cucharaditas de miel
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 120 g de azúcar moreno
- 2 huevos
- 180 ml de leche desnatada
- 1 cucharadita de zumo de limón
- 100 g de chips de chocolate blanco
- 100 g de trozos de chocolate negro
- 60 g de avellanas partidas en trozos

Muffins de chocolate, miel y avellanas


Preparación:

- Mezclar la leche con el zumo de limón y reservar.

- Derretir el chocolate negro en una cazuela al baño María junto la mantequilla. Dejar templar. Tamizar en un bol la harina, la levadura, la sal y el bicarbonato. Reservar.

- En otro bol, batir el chocolate derretido con el azúcar. Añadir los huevos, la leche, la miel y la vainilla y batir hasta que quede todo bien integrado. Agregar la mezcla de harina y remover con una espátula de silicona. Por último, añadir el chocolate troceado y las avellanas y mezclar bien.

- Rellenar cápsulas de magdalena hasta sus 3/4 de capacidad y añadir por encima si se desea unos trozos de chocolate y un chorrito de miel. Hornear a 180ºC durante unos 25 minutos. Enfríar en una rejilla.


Muffins de chocolate, miel y avellanas
 

Notas:

- Abrir un muffin y que salgan pequeños trocitos de chocolate derretido, es lo más parecido a estar en el cielo...



lunes, 27 de mayo de 2013

Albóndigas de pollo y mango con salsa de curry

Las mezclas dulce-salado siempre me han vuelto loca. Y las recetas "de aquí" con toque "de allí" también. Son detalles que los más asiduos al blog conocen y que han marcado las publicaciones desde los inicios.

Siempre he pensado que ha que experimentar con los productos que usamos habitualmente. Si el resultado sale mal, comeremos a disgusto ese día. Pero si sale bien...¡fiesta! Me gusta el pollo y me encanta el mango, así que ¿por qué no juntarlos en unas bolitas de sabor explosivo? En este caso el resultado fue bueno. He hecho la misma receta con minúsculas modificaciones unas cuantas veces y siempre pienso lo mismo: "Así, sí". Tenéis que probarlo, en serio.

Abóndigas de pollo y mango con salsa de curry

Ingredientes: (para unas 5 personas)

- 3 pechugas de pollo
- 150 g de mango maduro
- Media cebolla
- Una pizca de nuez moscada
- Una pizca de curry
- Una pizca de comino en polvo
- 1 huevo
- Pan rallado (el que admita) + para rebozar las albóndigas
- Sal
--- Para la salsa de curry:
- Una cebolla mediana
- 2 zanahorias
- 3/4 de manzana Granny Smith
- 1/2 vaso de vino blanco
- 1/2 vaso de agua
- Una cucharadita de curry en polvo

Albóndigas de pollo y mango con salsa de curry


Preparación:

- Trocear las pechugas, la cebolla y el mango y picarlo en una picadora hasta hacer una masa. Añadir las especias y el huevo y mezclar bien. Salar a nuestro gusto. Integrar la mezcla con pan rallado (echando poco a poco para no pasarse) hasta conseguir una masa con la que se pueda hacer bolitas (no hace falta que quede demasiado consistente). Darles forma, pasarlas por pan rallado y freír en una sartén con aceite hasta que se doren. Reservar.

- Para la salsa de curry: Picar la cebolla, las zanahorias y la manzana y pochar en una sartén con un poco de aceite. Salpimentar. Cuando las verduras estén blandas, añadir el medio vaso de vino, subir el fuego y dejar que hierva 2 minutos. Añadir el vaso de agua y bajar el fuego a la mitad, añadiendo la cucharadita de curry. Dejar unos minutos hasta que la salsa tome cuerpo. Batir si se desea (en este caso yo batí más de la mitad y lo que sobró lo mezclé para que la salsa tuviera "grumitos")

- Mezclar las albóndigas con la salsa y/o poner las albóndigas en un plato y la salsa en un cuenquito para acompañar. Servir caliente.

Albóndigas de pollo y mango con salsa de curry

Notas:

- Puedes convertirte en el chef de tu casa y hacer la receta en plan hamburguesas. Meterlas en un buen pan, rociarlas con la salsa y añadir el acompañamiento hamburguesil que más te guste. Babeando...

- No, no ha vuelto el sol a Bilbao (fuck!). Las fotos son de hace...¿1 año?

lunes, 13 de mayo de 2013

Mermelada de naranja y zanahoria con jengibre

El día que me atreví a adentrarme en el mundo de las mermeladas fue un gran día, lo confirmo. No paro de buscar nuevas mezclas, nuevos sabores e ideas más o menos originales con las que deleitar a la familia, a los amigos y a mí misma.

Desayunar con una mermelada casera es uno de los placeres más grandes y más sencillos que puede haber. Hay que saber sacarle el gusto a las pequeñas cosas de la vida, y ese momento de tranquilidad y gula es una de esas cosas que a mí, personalmente, me hace muy feliz.

Ya había experimentado otras veces con la mermelada de naranja (como la mermelada de calabaza y naranja con semillas de amapola que puede ver aquí) pero la idea de añadirle zanahoria salió de manera improvisada. El jengibre es un plus, que en este caso, queda muy bien.

Mermelada de naranja y zanahoria con jengibre

Mermelada de naranja y zanahoria con jengibre


Ingredientes:

- 4 kg de naranjas dulces (ya peladas, sin los filamentos blancos)
- 2 kg de zanahorias (ya peladas)
- 2'5 kg de azúcar blanco
- Una pizca de jengibre molido


Preparación:

- En una cazuela amplia, poner las naranjas cortadas en cachos con todo el zumo que puedan soltar. Añadir la zanahoria cortada en trocitosmuy pequeños, o rallada, y volcar el azúcar por encima.

- Dejar macerar unas cuantas horas. Pasado ese tiempo, añadir el jengibre y poner a fuego vivo hasta que hierva. Una vez alcanzado el hervor, bajar el fuego a temperatura media y dejar espesar la mermelada, removiendo de vez en cuando, hasta alcanzar la textura deseada. Si se quiere, se puede triturar con la batidora.

- Guardar la mermelada en caliente en tarros esterilizados y hacer el vacío. Etiquetar y consumir cuando se desee.

Mermelad de naranja y zanahoria con jengibre

Notas:

- Esta mermelada me gusta especialmente con queso de untar y con unas galletas que tienen un punto salado muy interesante. Como aperitivo en un pintxo con un queso fuerte...no lo he probado, no sé a qué espero.

- Para hacer el vacío existen dos opciones. La más fácil es rellenar los botes en caliente, cerra bien fuerte y darles la vuelta, dejando enfriar toda la noche. La otra forma, es hervir los tarros durante unos minutos en una cazuela grande.

- No me gustan las mermeladas demasiado dulces y la cantidad de azúcar de esta receta puede resultar escasa para algunos. No dudes en echarle más si te apetece.

lunes, 29 de abril de 2013

Magdalenas integrales de chocolate, naranja y nueces

Volvemos con los desayunos ricos. Esos de mínimo 20 minutos sentado y degustando lo que haya, sin prisa. Me encantan las magdalenas de toda la vida. Una vez pasada (por fin) la fiebre de los cupcakes, agradezco mil que las magdalenas caseras recuperen el lugar que merecen en el recetario y del que nunca debieron salir. No me malinterpretéis, me siguen gustando las "magdalenas creativas", pero no sería capaz de comer varias cada mes. Y sin embargo, éstas, con su copetito y sin florituras, me recuerdan a mi pueblo, a horno de leña....En fin, que me acercan un poquito a la alegría.

Como no todo son éxitos en la cocina, cometí el error de dejarlas demasiado en el horno. El resultado fue que luego era casi imposible despegar los papeles y quizás hubieran estado mejor algo menos secas. Por lo demás, lo dicho, muy recomendables para desayuno-merienda de mayores y peques. El toque que le da el yogur de muesli es todo un descubrimiento. Mereció la pena no tener yogur natural en la nevera ese día...

Magdalenas integrales de chocolate, naranja y nueces

Magdalenas integrales de chocolate, naranja y nueces


Ingredientes:

- 150 g de harina integral
- 120 g de harina de trigo
- 2 cucharaditas de levadura en polvo
- 1/2 cucharadita de bicarbonao
- 1/2 cucharadita de canela en polvo
- 60 g de azúcar moreno
- Una pizca de sal
- 60 g de almendra molida
- 2 huevos
- 1 naranja con piel
- 1 yogur y medio de muesli
- 60 g de chocolate negro
- 40 g de nueces picadas

Preparación:

- En un recipiente amplio, tamizar las harinas con el bicarbonato, la almendra, la levadura, la sal, la canela y mezclar bien. Añadir el azúcar y volver a mezclar.

- En otro recipiente, batir los huevos con el yogur. Añadir la piel de la naranja limpia y finalmente el zumo de la misma naranja. Volcar la mezcla sobre los ingredientes secos y mezclar con una espátula. No es conveniente mezclarlo mucho, pues las magdalenas quedarían secas. Agregar el chocolate y las nueces picadas y repartir la masa en moldes de magdalena.

- Hornear unos 20 minutos a unos 180º. Sacar y dejar enfríar sobre una rejilla.

Magdalenas integrales de chocolate, naranja y nueces

Notas:

- Por supuesto que puedes sustituir el yogur de muesli por uno natural, faltaría más...

- La harina integral se puede cambiar por harina normal. Ya no serán integrales, pero estarán buenos igualmente.

miércoles, 10 de abril de 2013

Peanut Butter Cookies II - Galletas crujientes de crema de cacahuete

Vista la desconexión de estos días, creo que no hace falta que asegure que mis vacaciones han sido largas, alegres y muy productivas.

Pero vamos al lío. ¿Quién dijo que las segundas partes eran malas? En su día ya enseñé la receta de "Galletas de crema de cacahuete y chocolate", que se convirtió en la receta de galletas favorita de mi cuñada y amiga Barbara. Hoy vuelvo a la carga con otras galletas de crema de cacahuete tan adictivas como las anteriores y que compensan la falta de chocolate con una buena cucharada de miel. Acompañadas de té-café-leche son un vicio...confesable.

Y sí, las calorías de esta receta se disparan, pero bueno ¿quién dijo que lo rico es light? ¿el mismo que el de las segundas partes malas? Alguien debería decirle a ese tipo que se coma un par de galletas y sea feliz...

Galletas crujientes de crema de cacahuete
(otra versión de las galletas de crema de cacahuete y chocolate, esta vez con miel)

Ingredientes: (para 32 galletas)

- 300 g de harina
- 100 g de azúcar blanco
- 100 g de azúcar moreno
- 170 g de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
- 300 g de mantequilla de cacahuete crujiente
- 1 huevo
- 3/4 cucharadita de bicarbonato de soda
- 1/4 cucharadita de sal
- 1/2 cucharadita de levadura química
- 1 cucharadita de extracto de vainilla
- 1 cucharada de miel

Galletas crujientes de crema de cacahuete

Preparación:

- Batir la mantequilla normal con las dos clases de azúcar unos 3 minutos con una batidora de barillas, hasta que quede una mezcla cremosa. Añadir la mantequilla de cacahuete y seguir batiendo.Agregar el huevo, la vainilla y la miel y mezclar hasta que se integren del todo.

- En un bol aparte, tamizar la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal. Añadir a la mezcla de mantequilla y mezclar con una espátula y después con las manos. Quedará una masa manejable y no pegajosa. Dejar en un bol, tapar con fil y enfríar una hora en la nevera.

- Una vez fría la masa, sacar de la nevera y colocar papel de horno sobre dos bandejas. Hacer bolas de unos 2 cm con la masa y colocar sobre el papel. Con un tenedor "rebozado" con azúcar, aplastar y hacer marcas en las galletas. Hornear en horno precalentado a 180 ºC unos 10-12 minutos, hasta que se doren ligeramente por los bordes. Sacar del horno y colocar cuidadosamente sobre una rejilla hasta que se enfríen por completo.

Galletas crujientes de crema de cacahuete

Notas:

- Se puede utilizar también mantequilla de cachuete normal, aunque ya no serán tan crujientes, lógicamente.

- Lo de rebozar el tenedor en azúcar es simple: meter el tenedor en el paquete de azúcar cada vez que vayamos a aplastar las galletas. Granitos de azúcar quedarán pegados a la superficie de la galleta y una vez horneadas les dará un toque crujiente.

- Recién horneadas están blandas, pero hechas. La mejor manera de traspasarlas a la rejilla es con una pala de servir.

martes, 26 de marzo de 2013

Recetas para dummies, vagos y "sin tiempo".

El periodo vacacional puede ser perfecto para animar a cocinar bien a todos aquellos que no saben ni hacerse un huevo frito, para los que no tienen tiempo ni para respirar o para los que cogen el metro hasta para ir al baño. Si gozas de dos semanas de vacaciones (como la que suscribe, que para algo soy maestra) tienes tiempo de sobra para detenerte a mirar recetas, productos de temporada, darle al mandil y organizarte auténticos festines.

Antes de irme a disfrutar unos días del ambiente bucólico y con olor a torrijas de mi pueblo, te presento un pequeño recopilatorio de recetas facilonas de Gozoa eta gazia. Comidas sencillas y rápidas de preparar, con ingredientes que encontrarás sí o sí ( y no esos productos de nombre impronunciable que se empeñan en poner en las recetas de pastelitos hipercoloreados e hiperdecorados) y que te convertirán en el chef estrella de tu casa. No hay excusa: estas vacaciones, comes decente.

DESAYUNOS:

- Cookies de cítricos: Aprovecha que aún es temporada de naranjas y prepárate unas galletacas como éstas. Receta aquí.



- Mermelada de naranja y plátano: Hacer mermelada casera es fácil y el resultado siempre sorprende. Si tienes fruta muy madura en casa, es una buena oportunidad de currarte una mermelada que hará de tus desayunos una fiesta de sabor. Receta aquí

  

PRIMEROS:

- Ensalada de berenjena y feta con vinagreta de miel: Las ensaladas son fáciles de hacer y no siempre son lechuga, tomate y cebolla. Las combinaciones son infinitas. Aquí un ejemplo.




- Spaguettis con gambas y gulas: Un clásico. Tan sencillo que hasta los más torpes pueden hacerlo. Con un txakolí fresquito, plato estrella. Receta aquí



SEGUNDOS:

- Rollitos de pollo rellenos de queso y salsa de ciruelas: Que el nombre no te quite las ganas de hacerlo. Si yo pude cocinarlo, tú también. Si al final sale mal, siempre puedes recurrir al kebab de abajo... Receta aquí


POSTRES:

- Tarta de crema de mascarpone y naranja con uvas: No necesitas ser un virtuoso de la manga pastelera para lograr presentaciones espectaculares. Con unas frutas y un poco de gusto, puedes marcarte una tarta como ésta, y podrás pavonearte ante tus colegas como si fueras el rey o la reina de la cocina.



- Copas de chocolate y crema con plátano caramelizado: No entiendo cómo una cosa tan sencilla y rápida puede estar tan buena. Podría tomar de postre una copa de éstas todos los días, con mi consiguiente aumento de felicidad... y de peso. Receta aquí



Después de todo, no me digas que no te apetece ponerte el delantal. Me despido así por unos días. Días de paseos, días de vino (y amapolas), de percusión y descanso absoluto. Nos vemos a la vuelta, sed felices.